Pensé mucho tiempo como empezar este blog. Sabía que era algo más personal, más único y más delicado. Podría empezar con quien soy, que hago y todo eso pero voy a empezar con mis piernas.

Mis piernas miden 94 y 92 cm (no, no las medí para esto una amigas las midió para un proyecto) en relación con mi cuerpo de 1.60 m son largas, más de la mitad de mi cuerpo. Mis piernas me llevan a lugares, cruzan aeropuertos, cruzan roda mi universidad para llegar a clase. Mis piernas se bajan en las estaciones de servicio a comprar en los viajes largos. Mis piernas son las que empiezan caminos. Sin mis piernas nada podría empezar. Tengo piernas inquitas, también. Estoy en clase y voy a tratar mil posiciones en solo 40 minutos (una vez mi profesora me pregunto si estaba cómoda así).

La manera perfecta era empezar con estos sancos de casi un metro. Porque estos 94 y 92 cm me ayudan a comenzar y eso estoy haciendo, comenzando un nuevo camino. No sé a dónde me va a llevar, como no sabía  dónde me llevaban cuando mis piernas se subieron a un auto por 12 horas y termine en Asunción, Paraguay.

Pero el blog es sobre más que partes del cuerpo. Es sobre quien soy y quien fui. Si empiezo contándote que hice en mis 19 años de vida sería un gran spoiler (¿Quién no odia los spoilers?) y no tendría sentido este blog. Por eso, empecé con mis piernas porque nunca más vas a leer sobre ellas.

En fin, prometo hacer esto lo más entretenido posible. Prometo que los archivos de mi vida no son nada opacos (por lo menos no para mi). Mi vida en mi cabeza es una montaña rusa, la vida de una gitana y acá va a ser donde documente eso.

Pili

Anuncios